Gusanito en Follow Me on Pinterest      
 









El Árbol de Navidad tiene sus orígenes en Europa central. Las civilaciones celtas, como adoraban a la naturaleza, utilizaban un árbol para celebrar el nacimiento de uno de sus dioses. Siglos más tarde, San Bonifacio cortó un pino al que adornó con manzanas y velas, donde las primeras significaban los pecados, y las velas simbolizaban la luz y el amor de Jesucristo.

A su vez, la forma triangular del pino, representa la vida eterna, y para los Cristianos, la santísima trinidad.

El árbol como lo conocemos, se cree se instaló por primera vez entre los siglos XVI y XVII en Alemania, sin embargo hoy es uno de los principales símbolos navideños en toda Europa, América y parte de África.